Toda la potencia creativa de nuestra ciudad.

Salsa sin Miseria: un proyecto que rescata la memoria salsera

Salsa sin Miseria es un colectivo digital de cuatro jóvenes apasionados por la salsa que buscan salvaguardar la memoria del género e invitar con un lenguaje fresco a las nuevas generaciones, seducidas por otros rítmos.

Todo inició en una noche de rumba de esas en las que el DJ no da tiempo a sentarse. Sergio Valdés recuerda a su amiga, la publicista Estephanía López, citar una frase que la acompañó desde la infancia. Una creación de su padre para referirse al gusto desenfrenado y sin reparos de la música que reúne a todos los géneros afrontillanos, porque para gozarla hay que hacerlo “sin miseria”.

Salsa sin MiseriaY Estephanía se refería a la salsa. A la salsa que no se “tacañea”; a la salsa que se comparte y no se guarda como tesoro escondido que hasta sus creadores han olvidado. “Salsa sin miseria”, decía. Sergio entendió la potencia de esta frase y prometió hacerla grande y masiva. “porque tiene todo lo que somos los caleños, quienes la usamos para hacer referencia a algo que no se mide y se entrega sin egoísmos”, asegura este joven profesional en Mercadeo .

Entonces, Estephanía y Sergio se citaron una tarde para darle forma a un proyecto engranado en el gusto por el ritmo y la necesidad de explicar eso que los coleccionistas guardan -algunos- con egoísmo, como si la salsa fuera a morir con ellos. Como si no hubiera mañana sin un dato, una cita, una fecha o simplemente una canción del género que se hace mito en sectores muy cerrados.

Y fue en enero de 2016 cuando se publicó el primer post de Salsa sin Miseria en redes sociales. Como habían planeado, debía describir el propósito del proyecto acompañado de una imagen con el logo del grupo que se ha mantenido intacto desde el inicio. Y entonces comenzaron las preguntas de los seguidores: “¿por qué sin miseria”. Y esta es una pregunta que se responde sola.

 

・・・

Salsa sin Miseria

・・・

 

La pasión inició como un pasatiempo. Pero Cristian Rodríguez, diseñador gráfico que se unió al grupo tiempo después, destaca que la idea debió tomar mayor formalidad para darle validez al discurso. “Y eso comenzó a darle un sentido mucho más estricto, porque iniciamos como un medio para hacer difusión sin una rigurosidad, que tiempo después se nos hizo obligatoria y nos llevó a investigar”, destaca.

Y fue ahí cuando la profesión de cada uno aportó valor al proyecto. Junto a ellos, también estaba Junior Adilson Pantoja, literato de profesión y es quien se encarga de la rigurosidad ortográfica y gramatical en los textos.

El punto de encuentro: la salsa. En esencia es la protagonista. Tal vez, por eso optaron por apropiarse de un nombre célebre en la historia del ritmo. Sergio es Izzi, rindiendo homenaje al mítico diseñador de caratulas célebres y presentador insustituible de los conciertos de la Fania. Junior prefiere ser Sanserení, el dueño del ritmo y la sabrosura. Y Cristian, que es más rebelde, le llaman Perico Macoña, el personaje de la canción de Ángel Canales.

 

・・・

Salsa sin Miseria

・・・

 

Y a Estephanía? A ella siempre le han dicho ‘Mona’, por eso no le costó llamarse ‘Monina’, la pareja de Ramón en el tema que ha cantado Papo Cocote junto Roberto y su Nuevo Montuno. Aunque no ha ahorrado ironías cuando le preguntan el porqué de su gusto por la salsa: “Este-phanía, como la Fania”, responde siempre.

“Hay gente que sabe mucho, pero no tienen conocimiento de las redes. No saben cómo llegar a las nuevas generaciones, y eso es lo que queremos cubrir”.

Salsa sin Miseria hoy es un emprendimiento creativo que se destaca como una marca de valor e identidad. Este parche ha abierto el radar a nuevos mercados como una línea de ropa, y desde febrero de este año ya se constituyeron como una empresa. Aunque no pierden de vista sus objetivos en redes sociales, con la creación de productos como el #DiccionarioSalsero, un ejercicio riguroso de más de 90 post con el que han descrito el glosario de palabras que se entremezclan en la habladuría popular, la religiosidad y la música misma. También hay espacio para las efemérides, dichos, frases y personajes determinantes de la historia de la salsa.


 

En las redes sociales ya suman más 27.000 seguidores, entre conocedores, melómanos, desprevenidos e incluso personas que se han seducido por el apartado visual. La acogida entre los usuarios de redes, ha sido el motor para redifinir los orígenes de su idea.

“Los toques nos ha dado reconocimiento, la creación gráfica, también. La rigurosidad de nuestro contenido nos ha dado credibilidad. Hemos explorado muchas cosas y ahora queremos depurar para saber qué nos sirve. Es por eso que ahora nos estamos aventurando a la organización de eventos”, asegura Cristian.

Salsa sin Miseria, una iniciativa de jóvenes que invita al goce y al conocimiento del género que se ama en Cali.

・・・

 

Salsa sin Miseria

Noche de Salsa sin Miseria, este 30 de septiembre

El concepto está enfocado al baile y al disfrute. Por eso para la fiesta del sábado hay una selección musical dedicado al “azote de la baldosa”. Aunque también para el disfrute. Además de la curaduría, los asistentes podrán disfrutar de la banda Cola Ocho, que estará a cargo de entonar canciones míticas en la historia del pregón duro y aletoso con que se baila en Cali.

Será en la Casa Felicia de la avenida sexta, frente al Teatro Calima.

Artículos Relacionados