Toda la potencia creativa de nuestra ciudad.

 

Aguablanca Pacífico Urbano es una plataforma transmedia creada por el Colectivo Mejoda para unir a los migrantes del litoral Pacífico presentes en Cali con sus familiares en zonas distantes, rescatando El Recado, un medio de comunicación tradicional a través del cual las comunidades rurales y urbanas se envían noticias, razones, remedios, dinero, anécdotas, canciones y licores tradicionales..

Manita, ahí le mandé un recado”. Cuando Célimo viaja a Timbiquí, Cauca, su tierra natal, sabe que no puede regresar a Cali sin una estopa llena de recados para sus paisanos que habitan en el Distrito de Agublanca: plátanos, encocados, pescado seco, tomaseca, cartas, mariscos, algunos pesos y hasta canciones que serán interpretadas en el Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez.

Desde el 2015, un jeep de color blanco recorre las calles del oriente de Cali, cargado de instrumentos, racimos de chontaduro, botellas de viche, matas de sábila, una red para la pesca, entre otros elementos. En una pequeña tabla, justo en la parte frontal está escrito “El Recado”.
 

El Recado - Aguablanca Pacífico Urbano

El jeep, cariñosamente conocido como Palomo, se ha llenado de recados e historias de la memoria afropacífica.

 

Un jipao que carga historias, que recoge razones en una especie de servicio de mensajería para unir a los que viven en Cali con sus paisanos en zonas distantes del Pacífico. Una especie de emisora ambulante que recoge mensajes. Adentro, sus ocupantes viajan con cámaras fotográficas y de video; grabadoras de audio y computadores, instrumentos que sirven para retornar a una forma primaria de comunicación que han servido por décadas para mantener unidos los lazos entre la ciudad y la tierra de los ancestros afropacífico, desde empezó el éxodo migratorio hacia la capital del Pacífico: Cali.

Son mensajes cortos. El de Alonso, por ejemplo, es un saludo en video que no sobrepasa los 45 segundos. “Mi nombre es Alonso Galindo y vengo de Puerto Tejada, Cauca. Ya estoy acostumbrado acá. Quiero saludar a mis familiares en Buenaventura y Puertotejada. Quiero mandarles un saludo a mis hijos, amigos: Que ojalá pasaran este año nuevo conmigo acá y que la pasen bien. Los extraño”.
 

El Recado - Aguablanca Pacífico Urbano

Los recados son mensajes de la propia comunidad, de sus alegrias y preocupaciones.

 

Pero la tarea no estaba completa si los mensajes no tenían destinatario. El proyecto arrancó en una primera fase física con la que los integrantes de la Asociación de Medios Alternativos de Jóvenes del Distrito de Aguablanca –Colectivo Mejoda- lograron hacer hasta siete recorridos diarios en el oriente de Cali para lograr la interacción.

Los integrantes de Mejoda, quienes desde hace diez años han trabajado para mostrar una cara del Distrito de Aguablanca distinta a las balas y a las tragedias sociales, habían logrado una convocatoria nacional para la escritura de largometrajes. Para entonces, tenían proyectado la realización de un documental titulado Aguablanca Pacífico Urbano.

El colectivo Mejoda le apostó a recorrer las calles del Distrito, recolectando recados en su Jeep.

 

Este impulso pretendía narrar la forma en que los inmigrantes de los cuatro departamentos que conforman la costa occidental de Colombia (Nariño, Cauca, Valle y Chocó), habían plantado raíces en un lugar que adaptaron como su lugar de origen: Distrito de Agublanca distribuido en las comunas 13,14,15 y 21 del oriente de Cali.

Y esta idiosincrasia que no se ha perdido en tiempos modernos, se puede percibir con los olores, los colores, la música, las formas de diálogo e incluso los modos de vestir. No es extraño que en una casa del Distrito de Agublanca habitada por migrantes del litoral, te sirvan arroz con queso o un ‘pusanda’o’ hirviendo con carne serrana. O tal vez probés el jugo de lulo chocoano.
 

El Recado - Aguablanca Pacífico Urbano

Estas fueron recogidas durante meses de trabajo en todos los sectores del Distrito.

 

Todo este contexto pretendía ser narrado en un proyecto audiovisual. Y durante la investigación, descubrieron la relevancia que aún mantenía la dinámica del “Atadito” o Recado, popular en los inicios del sector, cuando no existían redes sociales ni acceso plural a la telefonía.

Si algún amigo viajaba, lo hacía cargado de mensajes, comida, fotografías o dinero. De regreso, traía a sus vecinos las respuestas de sus familiares: Chontaduro, razones, licores y cartas de respuesta. Víctor cuenta que junto a sus amigos, se pillaron la relevancia de esta dinámica y sabían que la mirada debía ser más ambiciosa, por lo surgió la idea de un jeep cargado de medios para recoger “recados”.

La comunidad se involucró en el proyecto, compartiendo historias y enviando mensajes.

 

“Tuvimos muchas dificultades en la grabación del largometraje documental y nos vimos obligados a replantear toda la idea. Es por eso que surge el proyecto de una plataforma –primero física- con la que recogiéramos esta tradición y le diéramos un nuevo sentido a la comunicación oral y escrita”, añade Víctor.

De esta primera fase, quedaron dos viajes a municipios del norte del Cauca hasta donde llevaron las razones de sus paisanos en Cali. Para este año, tienen proyectado recorrer 15 municipios y caseríos desde Nariño hasta el Chocó, en donde pretenden socializar la plataforma Aguablanca Pacífico Urbano, para que el proceso sea más expedito.
 

El Recado - Aguablanca Pacífico Urbano

La socialización -real y virtual- del proyecto busca que los recados lleguen a sus destinatarios y mantengan una identidad colectiva.

 

Aguablanca Pacífico Urbano 2.0: una cartografía digital

“En una segunda fase, le apostamos a dinamizar los mensajes a través de medios digitales para que los recados que tomábamos de forma física, llegaran al receptor y por eso creamos la plataforma web Aguablanca Pacífico Urbano,  Víctor Palacios, director del proyecto.

Lo que se busca es aprovechar las conexiones de los Puntos Vive Digital, instalados por el Gobierno Nacional, en zonas apartadas del Pacífico para que no haya necesidad de la mediación física y sean los mismos habitantes, quienes interactúen en la plataforma compartan y reciban recados y se cree un proyecto transmedia, de narracción y memoria colectiva.
 

El Recado - Aguablanca Pacífico Urbano

Se conviritió en un proyecto de narrativa transmedia, que se puede encontrar en Aguablanca Pacífico Urbano.

 

“Es más fácil contando con que los habitantes del litoral cuentan con dispositivos móviles que podrían facilitar el proceso a través de fotografías, videos y audios”, añade Víctor.

La página es una forma de cartografía multimedia del Distrito. Para interactuar es muy sencillo: navegar en un mapa que incluye las cuatro comunas de este sector. En ella, vas a encontrar íconos como una cámara, un micrófono o un punto de referencia, porque en el Distrito, las calles se mencionan a partir de elementos distintivos: una panadería, un almacén, una casa.

En uno de estos puntos en el mapa está el recado donde Alicia Arrechea Alegría le cuenta a su prima que “la extraña mucho”, pero que no se le olvide separarle el lote en Timbiquí, Cauca para “pasar una temporada en la tierra de mis amores, con mi gente bella”.

El mensaje termina con una demostración de lo que Alicia ha logrado musicalmente en Integración Pacífica, un grupo de cantos tradicionales que ha compuesto canciones como Qué Viva la Mujer.
 


Si querés escuchar el recado de Alicia, dale play al video.

 

“El ser mujer es lo más bonito,

es lo más hermoso de la humanidad.

Sin excepción fuimos elegidas, para que hagamos parte de la sociedad (bis)

Viva la mujer,

Viva la mujer,

Viva la Mujer,”

La plataforma digital Aguablanca Pacífico Urbano, es una estrategia para dar legitimidad a las comunidades afrodescendientes que habitan en Cali, en donde han tenido que mutar sus tradiciones a la modernidad. La iniciativa de Mejoda, demuestra que se puede lograr procesos de transformación e inclusión usando las nuevas tecnologías.

 

Teaser del proyecto transmedia: Aguablanca Pacífico Urbano.

 

Artículos Relacionados