Desde hace más de diez años, el nombre de Johanna Ortiz es reconocido como una muestra de la elegancia de la mujer caleña. Pero en los últimos tres, el mundo entero se ha abierto para esta diseñadora, quien ha aprovechado la oportunidad para expandir su negocio y llegar a los grandes circuitos de la moda internacional.

Los hombros descubiertos como máxima expresión de la sensualidad, boleros y telas que parecen moverse y bailar con elegante gracia, colores vivos que llenan el espacio con alegría tropical, estampados inspirados en la belleza de las orquideas, el perfecto talle de sus diseños, que resaltan la silueta femenina, son los elementos que atraen las miradas de compradoras de todo el mundo, con su descomplicada sensualidad. “Mis prendas son una invitación a divertirse”, dice Johanna Ortiz,  y lo que le ha valido ser el nombre que está en boca de todos.

Y a pesar de los retos que implica la internacionalización de su marca, la exigencia de los mercados internacionales y el crecimiento de la demanda de sus prendas, esta caleña ha logrado mantenerse fiel a su sello, buscando el equilibrio y consolidando su marca como una empresa textil con identidad propia, hecha en Cali y que exuda caleñidad.

Hablamos con ella, después de su paso por la Semana de la Moda de París el mes pasado. Nos habló de cómo ha sido su camino, qué retos se ha encontrado, cómo es producir prendas de la más alta calidad desde nuestra ciudad y qué planes vienen para ella y su marca.

 

Johanna Ortiz

Fiel a su estilo, sus colecciones son sinónimo de clase, sensualidad y elegancia.

 

CALI CREATIVA: El éxito no llega en una abrir y cerrar de ojos. ¿Cuánto tardó en definir lo que quería, en apostarle a la internacionalización de su marca y lograrlo?

JOHANNA ORTIZ: Ha sido un recorrido intenso y gratificante, lleno de aprendizajes y frustraciones. Fundé mi marca en 2001 y 13 años después vendí mi primera colección en el exterior. Han sido años muchísimo trabajo, dedicación y amor por lo que hago.

¿Cuál es mejor consejo que le dieron en su camino a la internacionalización de sus diseños?

Ser fiel a un estilo propio. Sorprender con cosas nuevas siempre. Lo que ya se vio no es novedoso, entonces para qué hacerlo. Creer en mi ADN y apropiarme de él. Esto hace que exista una identidad de marca clara y definida.

Su nueva colección es presentada en la Semana de la Moda de París.

 

La colección Nativa del Mundo fue el boleto al mercado internacional. ¿Qué tenía esa propuesta de diferente? ¿Fue pensada con esa meta?

Mi colección Nativa del Mundo de Resort 2015 fue producto de dos años de investigación. Quería cambiar la esencia de la Mujer Johanna Ortiz. Proponer algo único y diferente. Hacer una colección de lo que yo quería encontrar en el mercado, como mujer, y no lo que el mercado estaba pidiendo.

Hicimos una transición que empezó dos años antes de presentarla. Fue muy difícil educar a nuestras clientas, a querer verse diferente, Fueron dos años muy duros, donde las ventas fueron difíciles pero finalmente el mundo aceptó Nativa. Las colombianas también. Creo que entendieron que se podía ser diferente, elegante y sexy.

En esta colección se logró plasmar todo lo que quería ver reflejado en mi marca, feminidad, diversión y sensualidad; estaba llena de ondas caribeñas. Específicamente el Tulum Top, el ícono de esta colección, que fue el resultado de jugar con la deconstrucción de la clásica camisa masculina y la reinterpretación del clásico escote Bardot.

Los hombros descubiertos y los boleros son su sello más personal, que ya son una tendencia.

 

Usted ha dicho que figurar hoy en el mapa mundial de la moda e​n parte se debe a tomar riesgos. ¿Cuál ha sido el mayor riesgo que ha tomado como empresaria?

Tomo riesgos para diseñar y siempre tratar de sorprender. Como empresaria diariamente se toman riesgos. Hemos aprendido muchas cosas sobre la marcha. Por ejemplo, aprender a exportar ha sido un reto. A veces, los trámites se demoran mucho y los tiempos de entrega son muy cortos. Crecer no es fácil, pero no es imposible.

Somos una empresa pequeña queriendo abrir camino bajo las mismas reglas de juego de empresas gigantes, que tienen mucha trayectoria y mucho más capital. Ojalá existiera más ayuda para las empresas pequeñas que quieren hacer una diferencia. Nosotros trabajamos con clientes muy grandes, reconocidos y exigente y nuestros competidores directos son casas de moda muy consolidadas. Es una responsabilidad muy grande y debemos responder con un producto perfecto hecho en Cali, Colombia.

 

Johanna Ortiz

Johanna Ortiz presenta su colección en un showroom en París FW’17

 

De los logros más grandes ha sido entrar a Bergdorf Goodman en New York. ¿Cuáles pueden ser tres puntos claves que la llevaron a alcanzarlo?

Bergdorf Goodman es uno de los Luxury Retailers más importantes del mundo. Creo que los tres factores que nos llevaron a entrar allí fueron tener producto diferente y novedoso, la buena calidad de nuestra colección y sobretodo, el haber lanzado la marca internacionalmente en una plataforma como Moda Operandi (una de las principales tiendas de lujo en línea) con una colección que se vendió muy bien y que superó todas las expectativas.

S​us diseños ​también se ​pueden adquirir en Harrod’s, en Inglaterra; en Neiman Marcus y Saks Fifth Avenue, en Estados Unidos; Harvey Nichols en Medio Oriente, y Net-a Porter, prestigiosa tienda online. ¿Cuál es la próxima meta en términos de tienda y de mercados?

Ahora el proyecto más importante es aumentar la capacidad de producción para atender los pedidos de nuestros clientes. Nuestra prioridad este año es calidad.

En cuanto a nuevos clientes, en esta última colección recibimos pedido de Selfridges en Londres, otra de mis tiendas favoritas. Pero por ahora, antes de abrir más mercado, queremos afianzar la relación con nuestros clientes actuales y crecer con ellos tanto en ready to wear como en nuevas categorías.

El diseño y la sofistación de Johanna son reconocidos en el mundo entero.

 

¿Qué mercado femenino es el siguiente a conquistar?

Queremos seguir llegando con nuestro espíritu festivo, elegante y femenino cada vez a más mujeres sin importar raza y cultura. Actualmente contamos con una colección exclusiva de Moda Operandi de vestidos de baño. En nuestra última colección introducimos zapatos que también son producidos por una empresa caleña llamada Camándula, y este año lanzaremos otra nueva categoría: novias.

Leímos en una entrevista que entre las gratas sorpresas que ha traído la internacionalización de sus diseños es que mujeres del Medio Oriente lleven sus diseños bajo la vestimenta (burka) que cubre sus rostros y cuerpos. ¿Cómo fue la anécdota que se dio cuenta de esto?

Es muy emocionante ver que tus diseños se adaptan a todo tipo de cultura y que la Mujer JO es la misma mujer alegre, sofisticada y elegante independientemente de su raza, de su cultura o del país en donde viva. Actualmente, vendemos la línea en tiendas de Qatar, Dubai, Kuwait y Bahrain y es muy gratificante saber que las mujeres se sienten lindas y femeninas con los diseños de Johanna Ortiz, incluso debajo de su burka.

 

Johanna Ortiz

Su atelier en Cali es un espacio de inspiración y creatividad.

 

​De las personalidades ​que han lucido sus diseños, con cuál se ha emocionado más al verla?

Nicole Kidman, Lauren Santo Domingo, Olivia Palermo, Sarah Jessica Parker, Karolina Kurkova, Beyoncé… con todas ha sido muy emocionante.

¿Qué desafíos surgen con el crecimiento de la marca?

Responder a un incremento significativo en los pedidos, debido a la capacidad de producción, ha sido el desafío más difícil. Encontrar mano de obra calificada con calidad de exportación localmente ha sido un reto muy grande.

Esto nos ha llevado a buscar el fortalecimiento de nuestro equipo, abriendo un semillero donde capacitamos operarias con conocimientos básicos, les damos horas de práctica en terminados de alta costura y les enseñamos nuestras técnicas. Esto es un curso de 3 meses (aprox. 280 horas). Algunas de estas mujeres salen del semillero con trabajo en Johanna Ortiz.

 

Johanna Ortiz

Su taller en Cali, donde se producen la mayoría de sus prendas.

 

Hoy Johanna Ortiz es una empresa de moda consolidada internacionalmente. ¿Qué representa para Johanna trabajar y exportar desde Cali?

En Johanna Ortiz trabajan 245 personas de las cuales el 84% son mujeres. Y el 90% de las ventas son al mercado internacional. Lo que más nos enorgullece es que estamos construyendo país.

¿Es complejo producir prendas de altos estándares desde Cali?

Creo que en nuestro país existe un gran potencial para crecer en la industria de los textiles y la confección. Ha sido un gran reto por la exigencia del mercado y de los propios estándares de nuestra industria. Sin embargo, este reto se ha transformado en una oportunidad para nuestro desarrollo y nos ha permitido construir esta escuela “semillero”. Siento un gran compromiso con mi ciudad, capacitar y generar empleo es solo una forma de retribuir.

 

Johanna Ortiz

En su taller, sus operarias se capacitan en técnicas de alta costura.

 

​Johanna, ¿hay algún sello caleño en sus diseños, o con la proyección internacional de la marca lo local se pierde del todo?​

Hay valores propios de nuestra cultura que siempre se van a ver reflejados en la forma como nos vestimos. El color, las siluetas, la diversidad, la sensualidad y el misticismo de sus mujeres, sin importar el enfoque de mis colecciones, de una u otra forma están siempre presentes. Lo local, mi contexto y mis raíces nunca se pierden. Es precisamente esa esencia lo que hace que mis colecciones se diferencien en un mundo global.

Los diseñadores deben estar en constante creación. ¿Cuál es ​su mayor momento de creatividad?

No hay momento preciso, soy muy observadora y donde menos espero encuentro gratas sorpresas de inspiración.

¿Cómo fortalece su creatividad?

Entender la feminidad de las mujeres desde nuestra cultura, me ayuda mucho en el momento de crear. Somos una mezcla de feminidad, elegancia y sensualidad sin esfuerzo. Finalmente todo lo que diseño, son piezas que tendrían lugar en mi closet.

Johanna transmite una elegancia descomplicada que se evidencia en todo su trabajo.

 

Entrevista especial preparada por Verónica Gómez y Alberto José Echeverri para Cali Creativa. Agradecemos a Johanna Ortiz y a Vanessa Garrido y su equipo de Relaciones Públicas.

Artículos Relacionados