Toda la potencia creativa de nuestra ciudad.

¿Sabías que hace 30 años un ingenioso caleño, se aventuró a la fabricación de cámaras hiperbáricas, convirtiéndose por una década en el único latinoamericano capaz de entregar al mundo estos dispositivos? Así empieza la historia de Leader Life.

LLa medicina hiperbárica es un proceso terapéutico que consiste en el uso de oxígeno al 100% en una cámara presurizada. Es decir, a presiones más altas que al nivel del mar, o en un lenguaje mucho más técnico, a presiones de 1.4 a 2.5 atmósferas técnicas absolutas (ATA) según los parámetros establecidos por la UHMS (Undersea and Hyperbaric Medical Society) que es el referente mundial en este tratamiento.

Se basa en un incremento de la capacidad tensión y difusión del oxigeno en los líquidos corporales, necesarios en el plasma sanguíneo.

¿Todo esto te suena a tecnologías especializadas de la NASA? Nada de eso.

En la actualidad, la terapia con oxígeno es cada vez más usada en hospitales públicos y privados del mundo. Lo que te debe sorprender es que desde 1987 la empresa Leader Life, creada en el corazón de Cali, en el barrio el Calvario, fabrica cámaras hiperbáricas, una tecnología que para la época sonaba imposible de lograr.

De hecho, el deporte del buceo ha sido un gran beneficiado con esta tecnología, pues el origen de la medicina hiperbárica proviene de la necesidad por contrarrestar la enfermedad de descompresión, que suelen tener los buzos al someterse a altas presiones bajo el mar, pero con tratamiento de oxígeno pueden recuperarse en poco tiempo.

En Costarrica y Honduras, uno de los lugares a los que Leader Life exporta cámaras, se logró contrarrestar el índice de mortandad entre las tribus indígenas que sufrían descompresión durante labores de pesca, debido a que realizan inmersiones a pulmón limpio en profundidades que el cuerpo humano difícilmente puede soportar.

Pero en las disciplinas atléticas, las cámaras hiperbáricas tienen tres usos básicos:  el acondicionamiento físico, recuperación de lesiones y para atacar el “Over Training”, que es el agotamiento profundo durante las jornadas de entreno y competencia. En los Juegos Olípicos de Brasil 2016, varias delegaciones llevaron cámaras en el equipo médico para mejorar la capacidad de los deportistas.

 

Leader Life, una historia transformación y de excelencia clínica.

El responsable de todo esto es un mecánico de avión y piloto recreativo de aeronaves. Se trata de Anibal Mejía, un innovador de tiempo completo, quien desde hace 40 años creó la primera planta para la recolección de chatarra en la ciudad, en unos tiempos en los que estos desperdicios se dejaban en la calle sin medir el impacto ambiental.

Mejía que era un experto en detectar lo que hacía falta, se desplazó hacia de la chatarra al sector de la metalmecánica para ser el pionero en moldear lámina y entregarla a la medida del cliente y creó Coláminas, empresa que le daría forma a Leader Life como una unidad de negocios independiente e innovadora.

Su fama corrió pronto. En 1987 llegó a su empresa el español Valeriano Vor y el ingeniero Arturo Martínez, quienes con mucha reserva solicitaron la manufactura de dos tanques que para entonces no se conocían en el uso diario de su negocio.

Inquieto, Mejía espetó sobre cuál era la intención de estos hombres al pedir semejante locura. Valeriano, maravillado por los resultados del tratamiento en las lesiones del pié diabético, confesó que estaban tras la intención de construir una cámara hiperbárica, luego de conocer el testimonio de una persona que había logrado salvarse de la amputación de una extremidad afectada por esta patología.

“Para qué me pide partes, si yo soy capaz de hacerla toda”, advirtió Mejía a Vor, quienes de inmediato lograron una alianza para la creación de Leader Life, una aventura que costó mucho esfuerzo.

“Para qué me pide partes, si yo soy capaz de hacerla toda”.

Es así de sencillo. Si hoy con un simple “gugleo” encontrás una recopilación detallada sobre las cámaras hiperbáricas y aun así la gente desconoce este avance de la ingeniería médica, no te imaginás lo que tuvieron que pasar estos tres hombres, cuando toda la literatura científica estaba concentrada en Estados Unidos, Alemania y Rusia, para entonces la Unión Soviética.

“Mi papá, sabía hablar inglés y en Estados Unidos lograba acceder a la información. Pero viajar a Alemania o a Rusia, implicaba gastos exorbitantes, porque debían contratar a un traductor, capaz de interpretar el lenguaje científico”, sostiene Lorena Mejía, quien integra como gerente la segunda generación de esta caleñísima empresa familiar.

Leader Life - Coláminas

Hoy, la sus cámaras están al servicio en más de 27 países del mundo.

Pero rápidamente encontraron el camino adecuado para reducir costos en la etapa de investigación. Volcaron la mirada hacia Cuba, en donde lograron transferencias tecnológicas y científicas gracias a los adelantos que en la isla se trabajaban en materia de medicina hiperbárica y sub-acuática en conjunto y financiado por la Unión Soviética.

El camino fue acortándose hasta que lograron el primer dispositivo hiperbárico y con ello su primer cliente: el Hospital Central Militar de Bogotá, en donde fue muy eficaz para reducir el impacto de las heridas provocadas durante los combates militares.

El mayor impacto ha estado en la reducción de costos hospitalarios en el tratamiento de la diabetes evitando el 40% de las amputaciones y reduciendo el tiempo de hospitalización en muchos casos.

Y fue hasta el 2014 que el sistema de salud colombiano incluyó en el tarifario del POS (Plan Obligatorio de Salud) y del SOAT (Seguro Obligatorio del Automóvil), el tratamiento hiperbárico para aliviar las lesiones provocadas por 15 enfermedades certificadas para este procedimiento y las lesiones ocasionadas durante los accidentes de tránsito.

¿Qué viene para Leader Life?

Desde el año 2014, Leader Life emprendió un nuevo salto hacia la innovación que fue asumido por la segunda generación de la familia Mejía Irurita. La responsabilidad recayó sobre Juan Felipe Mejía Irurita, quien se trazó como meta fortalecer los apoyos a través de convocatorias como Valle Impacta, que impulsa la Cámara de Comercio de Cali.

Es así como a través de este estímulo lograron escalar al más alto nivel gerencial, gracias a la asesoría especializada que brinda el programa en todas las áreas corporativas. Un acompañamiento que ha trazado la ruta de la compañía para el futuro.

“Valle Impacta es un programa que si se pagara de nuestro bolsillo, costaría una millonada. Durante un año recibimos el asesoramiento de profesionales altamente calificados y nos brindó una nueva perspectiva”.

Otros apoyos logrados durante la era de Juan Felipe (quien hace tres meses entregó la gerencia a su hermana Lorena), tienen hoy a la empresa a punto de consolidar la nueva era de las cámaras hiperbáricas, de la mano de Univalle y el apoyo de Colciencia, desarrollando un prototipo que cambiará la forma en que se monitorea el historial clínico de los pacientes durante este proceso.

“En cuanto a funcionalidad, vendrá con una aplicación que se podrá manejar desde el teléfono o el computador. Además de un software que permiten que historia de cada paciente con sólo escanear el código único de identidad que trae los documentos colombianos”, añadió Lorena.

Leader Life, con una historia de 30 años de innovación y trabajar por el desarrollo de la región, con el apoyo de las instituciones locales y nacionales, ha logrado ser pionera en la producción de cámaras hiperbáricas manteniendo la vanguardia en este sector en donde han alcanzado la excelencia médica y tecnológica.

Artículos Relacionados