Toda la potencia creativa de nuestra ciudad.

Con éxito de asistencia se cumplió la primera jornada del MEC, una estrategia para reunir a los actores que le apuestan a la Creatividad como el motor del desarrollo en sectores fundamentales para el fortalecimiento de las cadenas de valor en torno al cine, la música, el arte, la tecnología y la publicidad.

En esta primera cita con el Movimiento de Empresarios Creativos, los asistentes pudieron reflexionar sobre otras formas de asumir la creación de ideas para la publicidad, en momentos en que el sector tiene múltiples retos para incluirse en las nuevas narrativas.

En su paso por el MEC hablamos con el director de arte y publicista caleño Leo Macías,  jefe creativo de la agencia DDB, quien regresó a Colombia luego de 20 años de trabajo en DM9DDB Brasil, en donde alcanzó la madurez profesional. Su desempeño le ha permitido ser galardonado con 17 Leones en el Cannes, además de múltiples premios en reconocidos festivales como el London Festival, FIAP, New York Festival, El Ojo de Iberoamérica, El Sol, entre otros.

 

Cali Creativa: Leo, buenas tardes. Hay una migración hacia los nuevos formatos de tranmisión de mensajes y por supuesto, ello impone un reto enorme para la creación de contenidos. El StoryTelling parece ser uno de los caminos posibles para la nueva publicidad. En ese sentido ¿Hacia adonde apunta la creatividad y cuál es el gran reto de la publicidad actual?

 Leo Macías: Yo creo que la publicidad con cara de publicidad está tendiendo a desaparecer.  El StoryTelling que las marcas cuentan, debe parecerse a la vida de las personas. Ya nadie se preocupa por su galleta, su llanta, su crema… creo que las personas están interesadas en abrir su corazón para conocer historias de gente que se parece a ellos y ahí es cuando te dejo entrar a mi vida, para después pensar si quiero consumir tu galleta, tu llanta, tu crema. Es intentar hacer comunicación que no se vea tan libreteada.

 C2: Justamente los influenciadores están acercándose a esa cotidianidad de la gente y con ello ofrecen un universo de productos que cumplen con “publicidad que no tiene cara de publicidad” ¿Cuál es el modo en que ustedes los publicistas están participando de esta nueva forma de hacer publicidad?

 LM: Yo creo que no se trata de vencer a los influenciadores. Lo que ellos hacen es potenciar lo que las marcas ya son. Nosotros como creativos, como estrategas del negocio de las marcas, lo que tenemos que hacer es crear una historia que sea suficientemente interesante y parecida con la vida de las personas para que un Youtuber, un instagramer; el que sea, haga parte de la marca. El influencer puede tener todos los millones de seguidores, pero si hace algo contrario al valor de la marca, no sirve de nada. Ser famoso con redes sociales es lo mismo que ser rico con banco inmobiliario: o se usa bien o se va al traste.

 Nosotros lo que debemos hacer es lograr que el influencer trabaje para destacar los valores de la marca y no para la marca termine al servicio de estos personajes.

 Las series virtuales se están ahorrando la gran tanda de comerciales, porque ya la publicidad hace parte de sus historias e interactúa con la cotidianidad de los personajes, lo que provoca que las personas quieran consumir y al tiempo estar a gusto con su serie, sin interrupciones ¿Cuál puede ser el punto medio para evitar que las marcas terminen por invadir el argumento?

 LM: Hay series que permiten a las marcas convivir de una forma divertida sin parecer publicidad. Esa es la fórmula: lograr que convivan las marcas y los consumidores de contenido.

 C2: ¿Qué tan difícil es convencer a un empresario para que migre a estos nuevos formatos de la creatividad?

 LM: Es mostrarle simplemente que dentro de la estrategia será una buena inversión, porque incluso convencer a un empresario de que invierta en publicidad, ya es un mérito. Hay muchos temores por el costo que representa. Es simplemente una conversación para decirle a ese empresario que es una forma efectiva y estratégica.

C2: ¿Cuál es el gran reto de las industrias creativas en la publicidad. Hacia donde deben apuntar?

LM: Normalmente se decía que la publicidad era racional o emocional (lado izquierdo o derecho del cerebro), pero ya no es por la cabeza, es por el corazón. Hay que llegar a las fibras del consumidor. Los publicistas tuvimos que cambiar ese concepto, porque descubrimos que las personas dejan entrar a su corazón lo que está cerca a ellas: tu color favorito, tu marca de bebida favorita… y debes lograr en medio de todas las cosas que tienen los consumidores, poner tu marca y eso no lo vas a hacer con precio o con otros métodos. Lo harás con historias que se parezcan a ellos. Ese es el reto, más vida menos estrategia.

C2: ¿Ya cualquiera puede hacer publicidad o generar ideas?

LM: Las historias lo que logran es hacer que las marcas terminen por estar inmersas en tu realidad. Pero no se trata de que la gente se pare de la silla tan pronto contamos nuestras historias para ir a consumir. Tal vez eso no pase, pero si se consigue la relevancia de la marca. Que se parezca con lo que yo pienso, que tenga el mismo estilo de vida que yo tengo y eso me hará pensar en esa marca para consumir cuando necesite el producto que ofrece.

C2: ¿Hay temores en el mundo publicitario por perder la batuta?

LM: Yo no le tengo temor a eso, porque este es y será un mercado para crear ideas que cuenten historias para las personas. Entonces yo creo que entre más canales haya, habrá más formas de llegar al corazón. Yo no le tengo miedo a eso.

C2: ¿Qué elementos le aportó Cali para su creatividad?

LM: La Cali Creativa, si me robo el nombre de ustedes para hablar de la ciudad, es un semillero de talentos que han salido de aquí para conquistar el mundo. Puedo decir que es posible creer en lo creativo desde Cali. Por el mundo yo muestro muchas cosas que soy, gracias a mi origen caleño. Hoy pienso que no habría sido lo que soy sino hubiera nacido en esta tierra.

Artículos Relacionados