Toda la potencia creativa de nuestra ciudad.

HomeCell: ladrillos reciclados y ecológicos, tipo LEGO

¿Alguna vez pasó por tu cabeza construir una casa con fichas de Lego? Pues este no es un sueño reservado exclusivamente para los juegos de tu infancia. Una familia de caleños, ideó una alternativa para reducir los índices de contaminación y el déficit de vivienda en nuestra región, con ladrillos plásticos que se ensamblan como fichas de un juego..

Cuando Carlos Alberto González creó hace 20 años la empresa de empaques flexibles AG MEGAFLEX, no dimensionó el impacto ambiental que a largo tiempo podría generar los desechos producto de su operación industrial. Pero fueron sus hijos, Cristian y Carlos Andrés, los que trabajando en esta empresa familiar encontraron cómo reutilizar el material de desecho, para transformar sus negocios y crear un impacto mucho más positivo.

Siguiendo los pasos de su padre, Cristian y Carlos Andrés González desde muy jóvenes han estado vinculados a la empresa que este creó y con la cual han logrado permanecer en el mercado por dos décadas. Pero este par de hermanos fueron consientes de la cantidad de residuos que terminaban en los rellenos sanitarios. Sabían que no era suficiente con seleccionar y reciclar.
Casa Píxel - HomeCell

Casa Píxel, en Pance, es una de las primeras construidas integralmente con esta tecnología.

Rápidamente se la pillaron. Sabían que las 4 toneladas mensuales de basura y residuo que deja la producción de los empaques de polímero, debían tener otro fin distinto a contaminar el medio ambiente. Y así han trabajado unidos en la creación de Homme Cell, una alternativa sustentable para la construcción hecha en bloques de polímero y residuos naturales como la cáscara de arroz y del café.

HomeCell, el primer bloque modular ecológico, producto del ingenio de una familia caleña.

Lo que antes era simple basura, pasó a ser el insumo y la materia prima para aportar a la sociedad una alternativa que permitiera contrarrestar los altos índices de déficit habitacional, en un país en el que cerca del 37% viven bajo la modalidad de arriendo y sólo el 45% cuenta con vivienda propia. Y así se cranearon este bloque modular, un ladrillo plástico, tipo LEGO.

Pero llegar a esto no fue una tarea fácil. Tardaron tres años en investigaciones para consolidar un prototipo del que sería el primer bloque modular ecológico y liviano construido en Colombia, capaz de sostener edificaciones de hasta cinco pisos, según estudios entregados por el equipo de ingenieros calculistas vinculados a HomeCell. Esta empresa, hoy consentida por la familia González, se creó como una opción de tecnología y desarrollo sostenible.

Para lograr su objetivo, contactaron en España al ingeniero José Rafael González, quien además es tío de la familia. Con él lograron trazar la ruta metodológica y técnica para creación de los ladrillos o paralepípedos modulares. Este ingeniero con 30 años de experiencia en el manejo de madera plástica y con múltiples reconocimientos en Europa, direccionó la idea de sus sobrinos, quienes no tenían definido cómo reutilizar los desechos plásticos.

José Rafael, fue una pieza clave para llegar a esta creativa forma de contribuir al medio ambiente y de poner al servicio de los caleños y los colombianos, alternativas de vivienda con propósitos funcionales. Por ello, durante estos tres años, lideró el departamento de investigaciones de AG MEGAFLEX para consolidar HomeCell y sus bloques modulares.

HomeCell en números.

◦ El 50% de cada bloque es polímero, producto de desecho de actividad industrial.

◦ El otro 50% está compuesto por residuos naturales como cascarilla de arroz, de café, y elementos tales como colorantes protectores UV para evitar el impacto de los rayos solares.

◦ Tomó tres años de investigación desarrollar el primer prototipo de HomeCell.

◦ Cada metro cuadrado construido con bloques modulares HomeCell tiene un costo de $650.000

◦ Una casa hecha con HomeCell, tarda sólo 20 días en su edificación.

◦ Actualmente ya hay varias viviendas construidas con esta tecnología.

“El sistema consiste en la creación de unos bloques que se encajan geométricamente con encajes positivos y negativos. Este sistema es estructural sismo resistente y sus piezas se encajan entre sí como un LEGO, para construir una pared. Al ser huecas, nosotros utilizamos la geometría del producto para el confinamiento de las vigas, los muros”, aseguró Carlos Andrés González.

Es como si vos tomaras una caja de fichas y comenzaras a darle forma a la casa de tus sueños, con una construcción que sólo usa concreto en la base y el sistema estructural. El resto se logra gracias a la yuxtaposición de estas piezas que cada una alcanza una proporción de 10 cm de alto por 10 cm de profundidad por 20 cm de frente.

Para darle forma una vivienda construida con bloques modulares de HomeCell, no hace falta más que un terreno plano y mucha creatividad para apostarle a esta alternativa que podría ser más económica que las construcciones convencionales.

“Esto no quiere decir que vayamos en contra de la estética. El color y la forma de nuestros modulares son muy agradables a la vista, pero además es posible realizar todas las adecuaciones como pintura, mampostería e incluso, usar materiales que permitan complementar nuestra propuesta”, añadió Carlos.

Innovación colaborativa en el Valle del Cauca.

Dentro del programa Valle Impacta, los hermanos González conocieron a Gerardo Lasso y Daniel Múñoz, socios de In-House Solution SA, que ofrece soluciones seguras en infraestructura eléctrica para estratos 1 y 2, vivienda rural, casas prefabricadas o VIS. Al conocer sus proyectos, ambas compañías entendieron que podían brindar una solución escalable en conjunto. En ese momento, se estaba construyendo una casa con la tecnología HomeCell, y a la cual se le podía integrar sistema de In-House para ofrecer una solución integral.

El alcance de esta unión puede tener un amplio impacto, ya que provee soluciones completas y aplicables a programas de Viviendas de Interés Social (VIS) y también de forma comercial, reducir tiempos y costos en integraciones de vivienda sostenible. La innovación colaborativa da sus frutos con dos empresas diferentes, pero que se unen en una visión común.

Según sus creadores, la empresa HomeCell está en la capacidad de construir una vivienda al por día, utilizando 1,250 toneladas de basura que dejan los residuos de su filial de empaques AG MEGAFLEX. “Ya incluso estamos logrando alianzas con otras empresas que utilizan plásticos para obtener la materia prima que ellos desechan en la creación de productos de consumo masivo”, agregó.

A futuro, los González aspiran a que HomeCell pueda tener la capacidad de producir material suficiente para construir 12 soluciones habitacionales por día de 40 metros cuadrados. Es decir, que esta podría ser una alternativa para los planes de vivienda de interés social que se construyen en el país.

Y es que los González, ya pueden lucir proyectos que fueron edificados con su propuesta de construcción, como es el caso de la vivienda Píxel, ubicada en el corregimiento de Pance, en zona rural de Cali. En la actualidad, se desarrollan dos proyectos para estratos 5 y 6 en la represa del Lago Calima, ubicado en el municipio de Calima El Darién. Pero la aspiración de esta familia está concentrada en desarrollar soluciones de vivienda para zonas no interconectadas y apartadas en territorios rurales.

Aunque esta es una iniciativa que adelantan con una firma de ingenieros, aspiran a que pronto sea una solución eficiente. Pero más allá de todos estos proyectos, la familia González, junto a tantas personas que han contribuido en su paso de una idea a una solución viable, demuestran que la innovación es posible en nuestra región, para abrir nuevas posibilidades de desarrollo.

Fuentes
www.ccc.org.co/revista-accion-ccc/liderazgo-colaborativo/

Artículos Relacionados