Toda la potencia creativa de nuestra ciudad.

“Sólo bastan las ideas como el motor de arranque hoy”, Diana Uribe

Feria Internacional del Libro de Cal


 

A Diana Uribe no hay un dato que se le escape: fecha, lugar, suceso o día. Tal vez, historiadora no es el título que más se ajuste a su extensa biblioteca de conocimiento. Hay quienes se atreven a llamarla Diana ‘Google’, como si su cabeza tuviera una selección organizada de buena parte de los acontecimientos históricos que han impactado a la humanidad.

Durante décadas su voz ronca y contundente ha logrado llevar a los colombianos a través de la radio, un anecdotario narrativo en un interés por divulgar los hechos que, según su criterio, los habitantes del mundo deben saber.

En su paso por la Feria Internacional del Libro de Cali presentó su libro Contracultura: los movimientos de los años 60 hacia la utopía, de la editorial Aguilar. Un texto que describe el impacto de la juventud en un movimiento global en las décadas del hipismo y la transformación de los paradigmas del desarrollo posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

 
Diana Uribe

Hablamos con Diana Uribe, durante su paso por la Feria Internacional del Libro de Cali.

 

Diana habló con Cali Creativa sobre cómo la nuevas economías creativas y colaborativas y los movimientos de innovación contemporáneos están desafiando los poderes tradicionales, para crear nuevas narrativas abanderadas por jóvenes interesados en un mundo más plural.

Cali Creativa:  Diana, para empezar… en un mundo al que la internet pareciera reducirle los límites del planeta, ¿cómo cree usted que se podría estar gestando una nueva contracultura?

Diana Uribe: ¿Cómo es la contracultura hoy? Los jóvenes nómadas. El mundo de los mochileros, que viajan por el mundo entero sin pagar grandes sumas de dinero, demuestra cómo estos jóvenes están creando una nueva versión de la contracultura, que son redes de conocimiento. Y esto lleva a un nomadismo cultural, porque ellos ya viven en un mundo globalizado que nunca había existido. Ya su mundo es planetario y no se reduce sólo al lugar en que nacieron.

Un ejemplo de todo esto es la música que se hace y la que se descarga. Ya se le roba el poder que tuvieron durante años las disqueras, porque la contracultura es una manera de democratizar los poderes que pretenden tener monopolios en la sociedad. Los movimientos empresariales a través de la red. Ya no hay que esperar la bendición de un gran capitalista para transformar, sólo bastan las ideas como el motor de arranque.

 

・・・

“La contracultura es una manera de democratizar los poderes que pretenden tener monopolios en la sociedad”

・・・

 

Cali Creativa: ¿La herramienta de los canales de video personal podrían interpretarse como el desafío a un mundo en el que se validaba sólo lo que aparecía en los medios de comunicación tradicionales?

Diana Uribe: ¡Claro! Y no sólo eso. Se trata de un desafío que llevará a los jóvenes a una madurez política en la medida en que ya tienen el poder y el acceso a la información. Eso requiere un poco de tiempo, pero se está dando, en buena parte por esa necesidad de querer conocer el mundo “de a pie”. Eso no se había dado antes como una estructura global. Y parece simple, pero el nomadismo permite el encuentro de múltiples ideas que transforman las nuevas narrativas del desarrollo. Colombia, por ejemplo, ya es uno de esos escenarios a los que los otros quieren llegar y esto en parte crea mayor acceso al conocimiento y a las nuevas formas del emprendimiento creativo.

Cali Creativa: En ese sentido, ¿cuáles son las herencias de las décadas del 60 y el 70 que se recogen en esta nueva forma de contracultura?

Diana Uribe: La contracultura tiene una cantidad de consecuencias históricas, pero la principal es la búsqueda de otras formas del conocimiento. O sea, toda la cultura de la nueva era. Y esto es: el Yoga, el Taichí, la meditación, el vegetarianismo y con ellos la ecología. Es decir, la búsqueda de un mundo autosostenible y un mundo para las juventudes. La contracultura transformó los derechos de las mujeres pese a que en dos mil años no se había hecho nada.

 

・・・

“El nomadismo [cultural] permite el encuentro de múltiples ideas que transforman las nuevas narrativas del desarrollo”

・・・

 

O el debate sobre el movimiento homosexual para llegar a ser ciudadanos ante la ley y la salud. Es un todo, las historias en contra del colonialismo y de la discriminación racial empiezan a cuestionar esa nueva forma de la libertad. Pero hoy, vivimos una rebeldía por recuperar el derecho a estar informado y a crear redes de conocimiento.

Cali Creativa: ¿Entonces la tecnología hace parte de ese nuevo cambio del pensamiento?

Diana Uribe: No hay duda. La contracultura fue antes de la red. Y el desafío que propuso el computador personal para el mundo de los poderes tradicionales, es hoy el motor innato para distribuir las narrativas de forma equitativa. La gente de antes no tenía acceso a los editoriales, a los periódicos de otras partes. Hoy, la gente puede contar todas esas narrativas y se crean nuevas versiones del mundo.

Cali Creativa ¿Qué cree que hace falta para que esta nueva forma pueda consolidarse como la nueva contracultura?

Diana Uribe: Es que la contracultura como yo la planteo, es un movimiento de millones de personas haciendo la misma cosa. Hoy -no quisiera equivocarme-, pero no hay aún un movimiento planetario gigantesco, que sea como el de los 70. Hay muchas narrativas desafiando a los poderes, pero aún no hay una consolidación de esa idea como un todo.

Artículos Relacionados