Toda la potencia creativa de nuestra ciudad.

El Salsódromo: nuestra alegría salsera para el mundo entero

Salsódromo

Una fiesta de color, creatividad, y talento local, de cientos de familias que giran alrededor del amor al baile.

 

Seis décadas de la Feria han permitido a este evento estructurar una programación que se ha ido modificando según las necesidades y contextos. Una de ellas, sin duda, ha sido la eliminación de la cabalgata para dar paso al Salsódromo, un sueño que se cristalizó como el escenario más cercano a la idiosincrasia del caleño y en parte como respuesta a las múltiples dificultades de orden público registradas durante el recorrido, que cobró la vida de varias personas y caballos.

En diez años de historia, el Salsódromo ha permitido reivindicar el mercado creativo que gira en torno a los bailarines de salsa. Porque no se trata sólo de un circuito en el que desfilan las mejores escuelas de Cali. Es también una cita para mercados que de a poco pretenden convertirse en industria y que han surgido de la necesidad y de la exigencia con los grupos que crean toda una puesta en escena en la que participan diseñadores de calzado y de vestuario; montajistas en artes escénicas, curadores musicales, coréografos, entre muchos otros aportes del ‘Caleño Style’, como se le conoce en el mundo a esta forma acrobática de interpretar la salsa.

 

・・・

¡10 años de Salsódromo: el orgullo de Cali para el mundo!

・・・

 

En el décimo aniversario del Salsódromo, Corfecali ha querido rendir un homenaje indiscutible al Grupo Niche y a Guayacán. Sin embargo, el centro de todos los discursos y las narrativas lo tendrá los 60 años de la Feria de Cali, en un recorrido histórico y nostálgico por seis décadas de consolidaciones culturales.

La organización ha definido seis ejes temáticos que abordan homenajes a las tradiciones, como las macetas; a personajes icónicos como Jovita. También estarán presentes los sitios emblemáticos y el espíritu deportivo que ha consolidado a Cali como la capital latinoamericana del deporte.

Para esta primera década del Salsódromo, Corfecali estrena el documental ‘Salsódromo, 10 años de baile alegría y salsa’. Una pieza audiovisual dirigida por el periodista Gildardo Arango, que hace un reconocimiento a los gestores y participantes que iniciaron con el sueño emular la bella experiencia del Sambódromo del Carnaval de Río de Janeiro, propuesta por el entonces alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina.

Los bailarines dedican meses de esfuerzo para prepararse física y mentalment, como atletas de alto rendimiento.

 

El 2017 reivindica el horario nocturno para evitar el desgaste de los bailarines que sucumbían ante las temperaturas de hasta 33° a paso ardiente en una circuito de 1.5km. Aunque el año anterior, se prolongó hasta los 2km, esta versión retoma la distancia original en la autopista sur entre calles 56 y 39.

En total, serán 1500 bailarines profesionales de 29 escuelas de salsa, quienes alternarán espacio con 300 bailadores, una categoría que rinde homenaje al bailarín que nace en los barrios como una respuesta espontánea a la interpretación de los sonidos en la pista de grilles, salsotecas, calles, salones de baile y viejotecas.

El Salsódromo ha sido tradicionalmente exclusivo para los habitantes de Cali. Una de las novedades es permitir la participación de 40 extranjeros, quienes durante varios meses se han preparado en la noche caleña para desfilar en uno de los orgullos la feria. Junto a ellos, Corfecali dio apertura para recibir a bailadores y bailarines de Bogotá, Medellín, el Eje Cafetero y otras ciudades contagiadas por el pregón y la clave. Sin duda el bailador social afianza su protagonismo para mostrarle al mundo que en Cali hay una forma auténtica de interpretar la salsa.

 

・・・

¡Apoyemos nuestro talento en el Salsódromo!

・・・

 

Para garantizar la organización, Corfecali sacó a la venta sólo el 50% de los puestos en las 43 graderías con acceso para 23 mil personas. No obstante, el espacio despejado para el público de pié, será de 8.000 metros cuadrados, 2.000 más que el año anterior. Adicional a ello, la gradería está numerada para evitar el sobrecupo en las estructuras metálicas.

Esto, con motivo de la polémica en redes sociales, que rechazaba la instalación de vallas metálicas en la parte posterior de la gradería. A juicio de quienes expresaron la inconformidad por considerarla injusta, no debían estar porque impide la visibilidad al público que no pagó por la boletería.

A ello respondieron los artistas y bailarines que participarán durante el recorrido con un plantón cultural en la plazoleta Jairo Varela, quienes argumentaron estar a favor de la medida por razones de seguridad. “A nosotros el año anterior nos lanzaban agua, espuma, objetos… La gente que estaba por fuera de las graderías era muy intolerante cuando uno de nosotros hacía una pausa por fatiga o cansancio. Para nosotros si son necesarias. Fuimos testigos de robos que se hacían por debajo de las graderías, mientras las personas estaban entretenidas con el espectáculo”, sostuvo Anderson Lucumí, líder de una de las escuelas.

 
Salsodromo (5)-min

El diseño de vestuario es liderado por los mismos bailarines y coreógrafos, juntos a manos de costureras expertas que hacen parte del aporte del Salsódromo.

 

Y es que los argumentos para imponer esta medida se justifican también en los testimonios de quienes han tenido dificultades durante el evento, como es el caso del señor Rubén Darío Montero, quien el año anterior fue víctima de delincuentes. “A mi me intimidaron con una navaja, mientras estaba sentado. Por debajo un joven me puso un elemento en la pierna para obligarme a entregarle las pertenencias”, argumentó.

El director artístico del salsódromo, Luis Eduardo Hernández, ‘El Mulato’ pidió a quienes adelantaron la campaña en contra de las vallas, “que no confundan a las personas. Una cosa es decir desde el populismo y otra muy distinta lo que viven las chicas. El año anterior teníamos una lona sintética para hacer improvisados camerinos y algunos desadaptados comenzaron a romperlas para espiar a las bailarinas y tirarles insultos e improperios. No se trata de un capricho, se trata de la integridad de un grupo de artistas”, indicó.

Caleños y extranjeros puedes disfrutar de un evento único en el mundo y que a sus 10 años se consolida como una de las grandes celebraciones en Colombia.

 

En medio de la polémica, la Alcaldía de Cali determinó realizar un análisis técnico para plantear algunas modificaciones en los cerramientos. Sin embargo, el imperativo es impedir el ingreso a la parte inferior de las graderías, para prevenir el riesgo y garantizar la seguridad.

El consejero de seguridad, Juan Pablo Paredes fue el vocero encargado de la administración municipal de hacer las modificaciones y garantizó que estudiará en qué puntos se puede habilitar la visibilidad desde la parte exterior. Sin embargo, rechazó los actos vandálicos en contra de las láminas que en días anteriores fueron vandalizadas con grafitis.

Y es que según Luz Adriana Latorre, directora de Corfecali, este hace parte del 5% de eventos con acceso pago en la Feria de Cali. Asegura que contrario a lo que se dice, las personas también tiene posibilidad de acceso sin costo al 95% restante, gracias a las dinámicas que ofrece cada patrocinador para disponer de los boletos que Corfecali entrega como parte del convenio. De acuerdo a los estimativos, sólo 2 de cada 10 personas pagan por el ingreso a Salsódromo, Desfiles de Autos Viejos y Caliviejo.