Toda la potencia creativa de nuestra ciudad.

Conocé las categorías que compiten en el Petronio

Petronio Finalista 2644

 

Petronio Álvarez

Cali Creativa, en alianza con la Secretaría de Cultura, presenta este cubrimiento especial del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez. Del 1 al 21 de agosto publicaremos contenidos sobre cultura afro y pacífico, usando la música como hilo conductor, para destacar el aporte e importancia que esta tradición tiene en Cali. Pueden ver todos los contenidos aquí y dejar su comentarios en Facebook o en Twitter con el hashtag #CaliEsCreativa. También podés compartir tus fotos del Pacífico en Cali en Instagram usando #micalidoscopio.

 

Junto al a las alhajas que adornan el brazo de la maestra de música tradicional Yaneth Riascos, hay un cargador portable de celular que ya hace parte de su atuendo. El teléfono no ha parado de sonar y en el cubículo que tiene como escritorio en una de las oficinas de la Secretaría de Cultura de Cali, podría haber una larga fila de espera de músicos, artesanos, cocineras tradicionales, fabricantes de bebidas autóctonas, cultores y hasta amigos cercanos. Todos quieren un cupo en la fiesta más importante del Pacífico: el Festival Petronio Álvarez.

Pero el acceso es restringido y por estos días se incrementa las veces en que mencionan su nombre. Es una de las integrantes del comité conceptual del festival y coordina a los jurados zonales clasificatorios para la gran competencia que juzga cuatro categorías musicales: Conjunto de Marimba, chirimía, conjunto de violines caucanos y modalidad libre (una propuesta que debe fusionar los aires del Pacífico con los ritmos contemporáneos occidentales).
 

PetronioCantadoras247

 

Es una tarea que inicia casi con el final de cada versión, porque no hay un rincón del litoral desde Tumaco hasta Nuquí, al que los jurados no hayan llegado para seleccionar lo mejor de cada propuesta.

A pocos días de la cita anual –aun cuando ya están definidos los clasificados- recibe llamadas para darle explicación de: “Tal vez no me escucharon bien”; “Ese día el acople no estaba definido, pero nosotros tenemos la capacidad”. Justificaciones que ya no tienen espacio en la ajetreada agenda de la maestra Riascos, a quien por estos días le sobran las venias.

Lo primero –dice ella- es entender que en la competencia no se juzgan los aires (que podrían llamarse los géneros de la música tradicional) lo que se califica son las interpretaciones de ellos en cada categoría en las que se pueden tocar más de 40 ritmos*.

Conocé al detalle cada una de ellas y recita con intención de jurado sus características.

 

‘La Marimba’ que no es un sonido que cobije a todo el Pacífico, como erróneamente se piensa, es un instrumento africano que llegó a Colombia a través de los procesos de esclavitud y liberación que se asentaron en los departamentos de Nariño, Cauca y Valle del Cauca. No es atinado ubicarlo en el Chocó, también conocido como Pacífico Norte.

A la marimba la acompañan los cununos: hembra y macho, que son un par de tambores que se tocan a mano limpia; Dos Bombos (una tambora que se cuelga en el cuello y se toca con un redoblante de madera recubierto con la resina de uno de los árboles de la zona).

La voz está a cargo de hasta cuatro cantaoras (para la competencia central del Petronio Álvarez), las reinas de la voz y el guazá, un cilindro de palma que no supera los 25 cm al que se le añaden semillas y se toca en un vaivén que alcanzan las manos a la altura del mentón. La mezcla entre el canto y el charrascar dan el tono de los géneros que se interpretan en esta categoría.

“Esta forma se utiliza más en el Cauca y Buenaventura. Pero en Nariño es: un bombo, dos o tres cununeros, dos marimberos  y cuatro cantaoras”.

Es un género que se gestó en el Chocó y algunas zonas del departamento del Cuauca cuya composición orquestal tiene alta influencia de instrumentos europeos. Se divide en dos formatos: de flauta y clarinete.

El primero de ellos se interpreta en las veredas de la zona montañosa de Guapi, Cauca en donde además de la base de los metales del viejo mundo, se tomó de la cultura indígena este instrumento de viento. Lo acompaña un bombo, un redoblante o caja, maracas un triángulo y hasta tres voces, “esto para el Petronio”, reitera. Acto seguido deja claro que la chirimía originaria es sin coros.

El formato rey -el de clarinete- que se interpreta en el Chocó, está conformado además por un Bombardino, un redoblante, platillos de latón y hasta tres voces.

El conjunto de violines caucanos tiene un proceso de adaptación y evolución que ha crecido de la mano con las comunidades afrodescendientes del norte del departamento del Cauca. La esclavitud a la que fueron sometidos permitió el encuentro de los dos mundos que demuestra la capacidad sonora instalada en el adn de los hijos del África negra. El violín de indiscutible origen europeo amenizaba las fiestas de los amos de aquel entonces y terminó por musicalizar la espiritualidad producto del sincretismo religioso entre el crsitianismo y los ritos africanos.

El conjunto de violines hace alegorías a las escenas del pesebre cristiano a través de bundes, “jugas” (fugas) y torbellinos. Sin embargo, este es uno de los procesos que ha permitido la evolución de la creatividad de las comunidades que han creado una cultura en torno a la fabricación de violines hechos en guadua, una versión muy autóctona que es capaz de dar los tonos que exige la música que se calificará en el festival.

La maestra Riascos aclara que para esta expresión, son necesarios uno o dos violines (bien sea tradicional o de guadua) mas una base de cuerda compuesta por tiple, requinto y contrabajo que suenan a tono de una tambora, un redoblante, cuatro voces y unas maracas para algunos casos.

La evolución del festival obligó a la creación de una nueva propuesta que respondía a los procesos migratorios de las comunidades a las ciudades como Cali y Medellín y al acceso a la educación formal en música. En esta modalidad hay apertura a la experimentación, “pero basándose en los aires del Pacífico. El formato libre que con usar la marimba, ya se está acudiendo al formato libre.”, advierte, la maestra.

La experiencia en el festival ha demostrado que el 90% de las propuestas giran en torno a la marimba. No obstante el grupo Saboreo, con la chirimía  La Vamo a Tumbar, se coronó entre los primeros ganadores de esta competencia.

Aunque claro, no ofrece justicia desconocer el camino recorrido por Hugo Candelario, quien se aventuró a las primeras fusiones del Pacífico con los géneros como el rock, la salsa y otras expresiones citadinas. De este proceso se han beneficiado talentos como Esteban Copete (nieto de Petronio Álvarez), la agrupación Chocquibtown, Herencia de Timbiquí, el saxofonista y cultor Jacobo Vélez, entre otros.

“¡Kilele!” que no te sorprenda cada sonido. Estos son los géneros…

Chirimía: Contradanza, polka chocoana, el levanta polvo, baquerule, bambasú, la mazurca, abozao, makerule y sapo rondón.

Conjunto de marimba: Currulao, bunde, andarele (originario de la costa ecuatoriana), el bambuco viejo y el Patacoré.

Conjunto de violines caucanos: bundes, jugas y torbellinos.

Conjunto libre: aires del pacífico con sonidos occidentales:

Además hay cantos que se hacen a capela: los alabaos y las salves que se hace a varias voces. Los jurados juzgan la variedad de las agrupaciones en cada uno de estos géneros o aires.

Artículos Relacionados