Toda la potencia creativa de nuestra ciudad.

La próxima vez es escuchés a alguien decir que en Cali nunca pasa nada, respondele que hay plan para todos los días. En 2017, la Secretaría de Cultura ha dispuesto un calendario cultural lleno de actividades que dan cabida a todas las artes.

Una de las preconcepciones más fuertes que los caleños nos encontramos a diario es la de suponer que nuestra ciudad es un poblado aburrido, donde no sucede nada rescatable. Que nuestra cotidianidad está plagada de tedio y poca oferta cultural. Pero cada día, la realidad es otra muy diferente. Si bien, existen grandes retos y oportunidades a la hora construir una agenda variada, de presentar festivales y eventos de alto nivel y de satisfacer los intereses de todos los caleños, Cali se está presentando, de nuevo, como una ciudad viva, con múltiples actores trabajando para construir un catálogo cultural relevante, donde siempre hay algo para hacer. Una de las primeras tareas es saber buscar.

Uno de estos principales actores es la Secretaría de Cultura de la Alcaldía de Cali, entidad que acaba de presentar su Agenda Cultural 2017, donde los caleños encontrarán más de 340 eventos, para los 365 días del año. Una apuesta de alto nivel que busca fomentar las artes como formación de cultura ciudadana y consolidación de una convivencia pacífica. Y sobretodo, dar a la ciudad una programación cultural digna de su historia como epicentro de las artes en nuestro país.

Agenda Cultural 2017Cali presenta su agenda cultural para el 2017, la cual se puede descargar AQUÍ.

Para esto, la Secretaría ha dispuesto más de $52.000 millones de pesos en la organización de eventos, que van desde grandes apuesta como el Mundial de Salsa, el cada día más reconocido Festival de Música del Pacífico ‘Petronio Álvarez’, hasta más de 15 salas de teatro concertadas y apoyo a eventos de poesía, literatura, arte gráfico, etc, que se vienen consolidando, particularmente, desde el año pasado.

Al frente de esta agenda están Luz Adriana Betancourt, como Secretaria de Cultura, y Yamileth Cortés, quien ha buscado crear sinergias y trabajo conjunto entre los diferentes gestores culturales de la ciudad, para crear un calendario robusto, mejorar la programación y fortalecer los espacios de formación académica para los caleños interesados en las artes y la cultura.

El 2016 reinició una revolución cultural en Cali.

Y bien, como caleños, durante varios años vimos cómo la ciudad iba perdiendo grandes logros en materia de gestión cultural y artística, que hacían parte de nuestra identidad. En medio de la crisis, vimos cómo desaparecían o invisibilizaban los íconos de décadas anteriores. El Festival de Teatro y la Feria del Libro eran sólo dos ejemplos de la falta de compromiso, dolientes, recursos y acuerdos para lograr eventos culturales de alto impacto en la ciudad. Todo indicaba que espacios masivos para la cultura simplemente eran imposibles en Cali, una ciudad donde sólo se le reconocía por su rumba y guachafita.

Pero el 2016 marcó un año que para muchos fue un nuevo despertar cultural de la ciudad. El compromiso del sector público, con el apoyo de decenas de empresas del sector privado permitió presentar una nutrida agenda de ciudad, rescatando el Festival Internacional de Teatro de Cali, después de 4 años sin realizarse y que contó con una inversión de más de 1.000 millones de pesos. La Feria del Libro y los festivales Oiga Mire Lea e Internacional de Poesía, congregaron a los caleños alrededor de la lectura. El Bulevar del Río fue escenario de varias semanas de intensa actividad. Entre los visitantes estuvo el cubano Leonardo Padura, quien de alguna forma quiso sentar su opinión sobre Cali. “Me gusta lo que he leído de Cali. Y no me refiero propiamente a sus autores, me gusta ‘lo que leo’ de la pasión que demuestran por la lectura”, dijo el escritor.

Junto a los mencionados, el Festival Internacional de Cine, FICCALI, la Feria Internacional de Arte, ArtCALI, Carnaval del Libro Infantil, y por supuesto, el Festival de Música del Pacífico ‘Petronio Álvarez’, son sólo algunos de los grandes encuentros que ya hacen parte de la agenda cultural de nuestra ciudad y cuya próximas versiones ya se están organizando.

Este último, el Petronio, ha servido de muestra y laboratorio para convertirse en un evento masivo, sin perder su esencia. Con un una inversión superior a los 3.000 millones de pesos, en el 2016 reunión a más de 70.000 personas diariamente, mezclando su muestra cultural y del acervo Pacífico, la exploración de nuevos sonidos, la fiesta, el baile, la buena comida y la mejor energía, todo dentro de una cita musical que ya es infaltable para cualquier melómano.

El Mundial de Salsa, uno de los mayores retos.

Para los caleños, hablar del Mundial de Salsa se está convirtiendo en un motivo de orgullo. En las calles ya se escucha a la gente preguntando cuándo es el Mundial. Y no se refieren al Mundial de Fútbol u otro deporte, sino a esta seña de identidad caleña. Para la Secretaría, este evento es uno de sus mayores retos conceptuales y logísticos.

Conscientes que el Mundial, como su nombre quiere indicar, no se trata de un evento sólo de Cali, sino una empresa cultural de alcance mundial, bajo los estándares de calidad, logística y experiencia internacional. Para este evento, junto con el Petronio, se han destinado más de $7.500 millones de pesos y partido de la experiencia anterior para repensar el Mundial en las condiciones que exige.

En 2017, se invertirán $52.000 millones en la organización de eventos culturales.

Pero precisamente, una de las apuestas más interesantes está en la variedad. Si bien la Salsa sigue siendo una muestra de nuestra identidad y la música del Pacífico otro de nuestros referentes, la agenda cultural de la ciudad estará llena de cientos de eventos diversos, donde tienen cabida todas las artes. Los eventos masivos alrededor de la música en agosto y septiembre estarán acompañados de nuevas ediciones de la Feria del Libro en octubre y del Festival de Cine en noviembre. La agenda será de no parar.

Así Cali, ciudad que siempre ha sido cuna de grandes artistas y talentos creativos, tiene una agenda digna de su tradición artística y debe seguir apostando a consolidar los espacios de circulación del arte. La Secretaría, como mayor dinamizador y empleador dentro de la oferta cultural de la ciudad, es uno de los llamados a liderar e invertir económica y humanamente en la realización de grandes eventos. Es tarea de todos trabajar para que a Cali en el mapa y agenda de los colombianos amantes de las artes, descentralizar la realización de festivales y especialmente, entregar razones para que los caleños no tenga la menor duda sobre qué responder la próxima vez que alguien les pregunte qué hay para hacer.

Artículos Relacionados