Toda la potencia creativa de nuestra ciudad.

Andrea Swarz, un talento imposible de evadir

Andrea Swarz es una de las fotógrafas jóvenes con mayor proyección en las editoriales de moda y campañas de marca. Junto a su hermana, Natalia Swarz, han captado la atención del mundo de la alta moda en Colombia.

Hay personas a los que el talento les viene en los genes, porque si nombráramos una de esas frases que parecen un lugar común, en el caso de Andrea Swarz, el talento es algo imposible de evadir. Hoy es quizá una de las fotógrafas y directoras de arte más cotizadas en el mercado de la moda.

Andrea con 29 años. Su hermana Natalia –la ilustradora-, con 23, se han encargado de poner el sello Swarz en un listón muy alto. Hoy son dos referentes en campañas de moda contemporáneas y su trabajo las ha puesto en el portafolio de grandes marcas.

 

Andrea Swarz

 

Pero hablar de las hermanas Swarz es también hablar de una tradición creativa a cuestas. Caleñas que desde muy pequeñas tuvieron la influencia de su madre, la diseñadora de modas y artista Nancy Russi. Y tampoco se puede pasar por alto que el talento es una herencia que viene desde su abuela, la propietaria de la tradicional floristería “No me olvides”, toda una institución en el arte decorativo.

Este es un matriarcado difícil de interpretar por fuera del mundo de la creatividad. Pero hoy nos centraremos en Andrea, la fotógrafa. Viajó a París tan pronto terminó el colegio. Lo hizo con el propósito de estudiar diseño de modas, como su mamá. Con estos antecedentes parecía que su vocación estaba definida, porque estuvo entre diseños y costuras que fueron delineando sus intenciones por mantenerse en el mundo de la moda. Aunque esto cambió en muy poco tiempo.

 

Algo estaba claro para Andrea: No había viajado tan lejos para abandonar el arte. Finalmente lo suyo siempre ha sido la estética, en un ritual permanente de observación que resulta innato. “Orgánico”, como suelen decirle a las cosas que suceden sin mayores esfuerzos.

No pasó mucho tiempo para que Andrea volcara su atención hacia las artes plásticas y pasara a matricularse en Université Paris 8 de Saint Denis, como una forma viva e integral de redefinir el mundo a partir de la disciplina que estudia lo sensible: La estética. En su caso, son variaciones que no estaban muy lejos del camino en el que aprendió a caminar. Las artes, la costura, la pintura, una experiencia sublime, quedaban siempre retratadas en un ejercicio silente de observación y procesamiento de imágenes mentales.

Andrea Swarz, el lente ‘millennial’ de la moda

Andrea Swarz“Siempre he sido muy observadora. En el colegio me decían que miraba mal, pero realmente lo que me obsesionaba es observar el mundo. Y para mí, la fotografía era algo cotidiano que disfrutaba muchísimo, siempre hice fotos en los paseos, en el colegio, en la vida misma, pero nunca había relacionado la fotografía como una opción laboral, yo siempre tuve claro estudiar diseño textil, pero me di cuenta que no era lo que quería”.

La intención siempre estuvo fijada en vincular las artes plásticas con estudios posteriores en diseño textil, algo que nunca ocurrió. Al regreso a Cali y con la experiencia ganada como artista retomó la cotidianidad de las imágenes congeladas en una cámara. Natalia y sus amigas terminaron por ser las modelos de un primer proyecto. “Siempre fui fotógrafa, en una experiencia íntima. Mi hermana comenzó a publicar las fotos en las redes sociales y comenzaron a llamarme para trabajos privados y ahí es cuando hago el click con la fotografía luego de una exploración”.

La obsesión por la imagen, la pescó en Francia, cuando compró su primera cámara. Dedicó días enteros a investigar a otros artistas. El voz a voz comenzó regarse entre modelos que querían conformar su portafolio con el lente de Andrea. No pasó mucho tiempo para que la diseñadora Gina Murillo, viera en una de sus clientas habituales, la fotógrafa que podría interpretar el estilo y la imagen de su trabajo.

 

Untitled-6

 

Las redes sociales jugaron a su favor. Tanto que en muy poco tiempo saltó en una primera campaña con la diseñadora Johana Ortiz. Otras marcas comenzaron a fijarse en sus fotografías cargadas de magia y naturalidad para comenzar a construir una carrera que no ha parado el ascenso.

Vogue Mexico, Vogue UK, P Magazine, Revista Exclama, Revista InFashion, Revista Carrusel, FuckingYoung Magazine, Yoko Magazine, son alguna de las publicaciones en las que ha estado. Y Johanna Ortiz, Pink Philosophy, Senda, Renata Lozano, Ballen Pellettiere, Daniela Salcedo, Tres Almas, Michu, Caffe Swimwear, Arkitect Exito, Velásquez que hoy confían en el talento de Andrea, quien no sólo es fotógrafa. También se encarga de dirigir el arte de cada una de sus producciones, en los que no se permite errores.

_MG_3009FinalAndrea Swarz vive en el tiempo del trabajo colaborativo, fundó con su hermana Natalia y el diseñador Ricardo Valen el estudio Some Friends, una oficina que brinda asesorías integrales en diseño de arte, montaje, consultorías, ilustración y en general orientación creativa pensada en el mundo de la moda.

Con una formación como diseñadora gráfica y artista visual, Andrea construye su portafolio fotográfico y artístico a través de la narración de historias e imágenes atemporales con un encanto contemporáneo y se posiciona como una de las fotógrafas y directoras de arte joven con mayor proyección en el continente.

Sigue el trabajo de Andrea, desde la cotidianidad, en Instagram o visita su página web.

Artículos Relacionados