Toda la potencia creativa de nuestra ciudad.

Amo Mi Cali, una iniciativa colectiva que no se queda en palabras

Amo mi Cali

Tres jóvenes comprometidos con la necesidad de convivir en una ciudad más amigable, se aventuraron a crear ‘Amo Mi Cali’, una iniciativa creada desde la Fundación Igreen que promueve conductas de responsabilidad social, civismo, sentido de pertenencia, pedagogía y apoderamiento del patrimonio cultural y ambiental.

Dicen que no hay mayor fuerza de acción que los hechos, “las palabras se las lleva el viento”. Amo Mi Cali no se quedó sólo en una frase. Desde el año 2015 tres caleños, enamorados de la ciudad en la que nacieron, trabajan en acciones como recolección de basuras, siembra de arboles y apadrinamiento de plantas, por el simple placer de servir a la ciudad.

Amo mi CaliAlejandro Silva, junto a su compañero de la universidad, Sebastián Zapata ya venían impulsando actividades responsabilidad ambiental desde la fundación Igreen, con intervenciones a espacios deforestados, limpieza de ríos y en general, acciones para mejorar el entorno. A este dúo se unió Alejandra García, quien hoy es la líder de proyectos especiales de Amo Mi Cali, una estrategia colectiva que nace en la necesidad de no quedarse sólo en el problema. A Alejandro, Sebastián y Alejandra, no les interesa quejarse, ellos, prefieren actuar.

Yo amo mi Cali, ¿y vos?

Y es que para que el trabajo sea efectivo, es necesario contagiar a los demás de su entusiasmo. Con dedicación, han ido inoculando su idea en más 2.930 caleños que han participado de sus convocatorias y dado una muestra más de amor por Cali.

Sólo en el 2016 recolectaron 5.000 kilos de basuras abandonadas en parques y ríos, y sembraron 1.600 árbloes y arbustos en los cerros de la ciudad. Y en su última iniciativa, una intervención forestal en el sector de la Bandera, lograron que los voluntarios apadrinaran el crecimiento de cada planta sembrada, a fin de que la labor tuviera continuidad y no se quedara sólo en “la foto de la siembra”.

Para ello, se convocó a las personas a que dejaran su nombre en cada planta y enviaran fotografías cada vez que acudieran al mantenimiento y limpieza del arbusto.

Amo mi Cali “No se trata sólo de sembrar y me olvido. La idea era empoderar a las personas con la responsabilidad de participar en el fortalecimiento de una vida. En este caso, la de una planta. Nos interesaba que las personas pudieran involucrarse no sólo el día de la actividad masiva, sino que también fuera un acto individual con impactos colectivos, sobretodo en las temporadas secas”, sostiene Alejandro.

Alejandro, con quien conversamos, reconoce que Cali es una ciudad con dificultades. Pero no es un asunto cliché, donde otros ven solo problemas, para ellos, emprendedores sociales, visionarios y creativos, el problema siempre representará una oportunidad.

Y este ha sido el camino que han decidido tomar. El camino de ver las oportunidades. Su meta para el 2017 está concentrada en aumentar a 5.000 el número de personas participantes. Y no quiere decir que si no participás en sus convocatorias, estás totalmente afuera. Miles de caleños les siguen en redes sociales, donde han reunido a más 18.000 seguidores en Instagram y Facebook, creando un movimiento masivo de concientización.

Sabiendo que con tantas personas siguiendo su acciones, la responsabilidad no descansa, desde muy temprano en febrero, comenzaron a trabajar de nuevo. En este año llevan 4 intervenciones y su objetivo es llegar al mes de diciembre con más de 20, en las que planean involucrar entre 250 y 300 voluntarios por actividad.

El amor por Cali, un trabajo de todos

Amo mi CaliGracias a su entusiasmo, no están solos en esta misión. Como proyecto, han logrado articular el apoyo del sector público, incluyendo la Alcaldía de Cali, junto al acompañamiento de varias empresas y marcas locales, y otras iniciativas colectivas, para trabajar en pro de un objetivo común. Esta articulación ha permitido que este combo de caleños se propongan metas ambiciosas.

El mayor de sus objetivos está ubicado en el barrio El Piloto, en pleno centro de Cali. “Ahí planeamos hacer unas dos o tres intervenciones en asocio con otras iniciativas y fundaciones. En este momento se inició con los murales, aspiramos a lograr unos 60 murales que están al lado del parque Lineal, para lograr que sus habitantes se apropien de su espacio, porque esa zona está muy tachada socialmente como peligrosa. Buscamos que se convierta en uno de los destinos para los turistas”, sostienen con entusiasmo.

Alejandra, Sebastián y Alejandro demuestran que con acciones sostenidas y el poder de la comunicación digital se pueden lograr cambios significativos. Amo Mi Cali no sólo es una frase que se queda en la pared, sino que ha convertido su creatividad y su trabajo en un motor social que contribuye mejorar una ciudad de la que es posible enamorarse. ¡Puro amor por Cali!

¿Dónde encontrarlos?

Para estar en la jugada con todas sus acciones, podés seguirlos en Instagram o Facebook. Si querés registrarte como voluntario, hacelo en su página web. También podés escribirles a director@amomicali.com

Artículos Relacionados